domingo, 8 de febrero de 2015

4ª. Frase: Dos frases más para pensar

Aquí os dejo dos frases más para qué penséis. En esta ocasión no quiero que busquéis quien las dijo, pues ni yo lo sé (son de las que circulan normalmente por internet). Sólo pretendo que os sirvan para reflexionar. Ya me diréis, si os place,  qué y sobre qué reflexionáis. 


 1. "No digas palabras hirientes cuando estés de mal humor. Tendrás muchas oportunidades para cambiar tu estado de áninmo, pero nunca tendrás la oportunidad de reemplazar las palabras que dijiste".

2. Fijaos en esta conversación para profundizar y comprender lo que quiere decir esa frase:

- Agarra el plato y tíralo al suelo.
- Listo, ya.
- ¿Se rompió?
- Si, claro.
- Ahora, pídele perdón.
- Perdón.
- ¿Volvió a estar como antes?
- No.
¿Entendiste?


4 comentarios:

María Rosa Cutillas Melero. dijo...

Muchas veces nos cabreamos y decimos cosas que en verdad no pensamos, pero en el momento de ira, estamos calientes, y por ello no pensamos en lo que decimos.Además no nos damos cuenta el daño que podemos hacer hasta el momento en el cual se nos pasa el cabreo y reflexionamos sobre lo dicho o lo hecho, pero el problema es que no damos cuenta tarde y una vez hecho el daño ya no hay nada que hacer, podemos pedir perdón pero el daño ya esta hecho.
Por eso deberíamos pensar las cosas antes de decirlas aunque estemos cabreados, porque no hay marcha atrás.
María Rosa Cutillas Melero, 4ºC.

Paco H.J. H.J. dijo...

Gracias María Rosa por compartir tu reflexión. Efectivamente, todos decimos cosas de las que nos arrepentimos y más cuando estamos enfadados...

¡Qué importante en esos momentos es controlarse! ¡Cuánto daños podemos hacer!...

Así que inspiremos y expiremos, una, dos, tres, cuatro... las veces que sea necesario antes de pronunciar palabras que nacen del odio, del dolor o de la rabia...

Digamos lo que tenemos que decir, lo que nos molesta, lo que no nos gusta, lo que nos irrita o cabrea, pero siempre desde la razón y la empatía. Sabrán lo que pensamos, lo que sentimos sin necesidad de herir.

Laura Porras Belda dijo...

Basicamente hace una comparación con un plato y con tus sentimientos. Al tirar el plato se rompe pero aunque le pidas perdón no se arregla, sigue roto. Lo mismo pasa con nuestros sentimientos, cuando una persona nos dice algo desagradable o insultante por mucho que te pida perdón la palabra queda ahí sin olvidarse e iriendo, por eso en situaciones de rabia o ira lo mejor es tranquilizarse y hablar porque si hablas enfadado puedes decir cosas que en verdad no piensas o de las que te arrepientes.
Laura Porras Belda. 4ºC

Paco H.J. H.J. dijo...

Hola Laura, bienvenida a esta sección. Efectivamente, de eso se trata. Hay que intentar evitar estallar, decir las cosas en pleno ofuscación, enfado o desengaño...